jueves, 16 de septiembre de 2021

Las mentiras del Gobierno

Ojalá la mentira fuera tan fácil de detectar como con Pinocho.

¡Fíjense qué cosas! ¡Lo que se vendió como una incidencia “logística” ha acabado en Fiscalía! Hablamos del examen de la oposición a inspector de la Policía Local que ayer mismo les explicaba que el Gobierno había salido a decir que se suspendió por cuestiones “logísticas”.

Uno, cuando lee esa explicación, piensa que los ordenadores han fallado (marca de la casa, seguimos a la hora de escribir este artículo con la web municipal caída) que se les han quedado sin tinta los bolis o que se les ha caído un café encima de los exámenes. Pues no, la cosa es grave, mucho más grave.

La presidenta del Tribunal Ana Rosa Quintana, vio bastante mosqueante que cuatro de los aspirantes tuviesen un pleno de respuestas de la parte teórica del examen, lo que se podría achacar a la gran capacidad de estudio de los “examinandos”. Su desconfianza aumentó cuando observó que en la parte del caso práctico sólo se equivocaron en las preguntas que ella misma formuló en el examen. El resto las acertaron todas.

Es un tema complicado. Dar por sentado que se ha copiado porque todos han fallado la misma parte del examen puede ser por muchos motivos: que las preguntas de esa parte fueran más complicadas, que los cuatro estudiasen juntos y decidiesen “dejar” esa área sin estudiar (casi todos los opositores dejan algún tema que se les resiste), o que sencillamente coincidiese. Esto último es menos creíble, la verdad.

Pero no me preocupa sólo el asunto central del debate, si se ha copiado a no… lo que es sangrante es la capacidad de quienes nos gobiernan de decir cualquier cosa que se les pasa por la cabeza para ocultar la realidad.

Vale que si hay una investigación a lo mejor en un primer momento no pueden salir a decir directamente lo que ha pasado, pero sí pueden dar una respuesta que no sea mentira. “El Tribunal ha suspendido el examen por una incidencia”, “se está revisando la seguridad de la oposición”, “estamos garantizando la competitividad”… Cualquier cosa menos decir que es una cuestión “logística”, que es directa, absoluta y rotundamente falso.

Fuente: El Progreso
Enlace aquí

No es la primera vez ni será la última. Mintió descaradamente el Gobierno local cuando dijo que aumentaban las tasas de terraza porque les obligaba una sentencia (es falso). Mintió descaradamente el Gobierno local cuando dijo que había más de 100 papeleras en el casco histórico (es falso)… y lo peor de todo es que esas mentiras no tienen el menor sentido porque decir la verdad no sólo es más noble, sino incluso más rentable políticamente. Que reconozcan a puerta cerrada que son mentiras es todavía más triste.

Estoy seguro de que es una fea costumbre que no cesará, porque les funciona razonablemente bien ya que sólo unos pocos tenemos la osadía de señalar con el dedo esas falsedades. No hablamos de diferentes interpretaciones ni de matices, sino de mentiras lisas y llanas.

"Son temas de poco calado" puede pensar algún lector bienintencionado. Bueno, no sé qué decirles, si a usted le duplican la tasa de terraza o es uno de los afectados por el sainete de la oposición no creo que le parezca tan menor... pero aunque así fuera, ¿de verdad creen que reducen sus mentiras a los temas "pequeños"? ¿Piensan que mienten en las cuestiones menores pero en las grandes son sinceros? Qué quieren que les diga... creo que es más bien una forma de ser.

Decía el señor Rubalcaba que los españoles merecemos un gobierno que no nos mienta. Pues los lucenses también.

miércoles, 15 de septiembre de 2021

Las intolerables falsas excusas

Las excusas pueden colar en el cole hasta cierto punto. En la vida pública... es menos razonable cuando no son ciertas.

La transparencia debería ser el primer punto del orden del día en cualquier administración, pero cuando ésta se ejerce de forma intermitente, interesada e incluso sesgada pierde todo su sentido.

Vemos cada semana que se publican en redes sociales las actuaciones de la policía local y nos enteramos de cuántos gatos se han rescatado de los árboles y a cuántas personas se ha ayudado en cosas más serias. También vemos que el gobierno local está tirando la casa por la ventana en campañas de vídeos de Facebook y demás explicando las cosas que se van haciendo, por pejigueras que estas sean. Pero no podemos conocer cuánto dinero se ha dado en subvenciones a una asociación, por poner un ejemplo.

En estos últimos días vemos que se ponen excusas bastante extravagantes para situaciones que no son ni medio normales. Se nos cuenta que en el día de ayer una terrible y apocalíptica tormenta, que yo no he visto si les soy sincero, dejó fuera de funcionamiento los servidores municipales y por eso no van las web oficiales del Ayuntamiento. (en el momento de escribir este artículo sigue sin funcionar).

La flamante web municipal, caída una vez más

Vamos a dar por buena la explicación de que un rayo cayó en el edificio municipal y que se fue la luz… ¿por qué no funciona un día después del suceso? ¿No tienen copias de respaldo, servidores espejo y ese tipo de cosas para evitar que colapse todo por un apagón? Recuerdo que hace no mucho se culpó a una cafetera de un suceso similar. Veo que no aprenden para crear un sistema de emergencia… quizá porque no tienen ni idea de qué hablamos.

También vemos en las noticias que un ratito antes de comenzar un examen para proveer una plaza de policía local se suspendió la convocatoria alegando problemas “logísticos”. ¿Acaso el rayo afectó también a los exámenes? ¿El perro se comió los deberes?... Pues se ve que la cosa no fue tan logística como de otro tipo, ya que lo que falló fue que el tribunal, según dicen, dimitió en bloque sin que las razones hayan trascendido por el momento, pero comprenderán que no fue porque no les gustase la decoración de la sala donde se hacía el examen.

La transparencia es una asignatura pendiente en Lugo. En lo pequeño y en lo grande. Y así vamos, felices y contentos en nuestra ignorancia… o no.


lunes, 13 de septiembre de 2021

Más de 500 alumnos de la provincia de Lugo disfrutarán de actividades filatélicas



  • Los CEIP Álvaro Cunqueiro Mora (Mondoñedo), Plurilingüe Poeta Avelino Díaz (Meira) y Paradai (Lugo) son los tres centros seleccionados, con lo que las actividades llegarán a un total de 519 alumnos.
  • Aunque habitualmente son cuatro los centros escolares en que se hacen actividades relacionadas con la Exposición Filatélica Nacional (EXFILNA) la coincidencia con festivos (el 6 y el 12 de octubre) obliga a reducir a tres los centros seleccionados.

La Sociedad Filatélica Lucense publica hoy los tres centros escolares que han sido seleccionados por la organización de la EXFILNA para sus actividades escolares.

Son los siguientes:

  • CEIP Álvaro Cunqueiro Mora (Mondoñedo)
  • CEIP Plurilingüe Poeta Avelino Díaz (Meira)
  • CEIP Paradai (Lugo)

El resto de las solicitudes se tendrán como lista de espera por si alguna incidencia impide llevar a cabo las actividades en los elegidos.

Más de medio millar de alumnos:

Los tres centros reúnen a un total de 519 alumnos de primaria, que son los destinatarios de estas actividades, en que un monitor de la organización desarrollará charlas y talleres, que se enfocan tanto a la redacción y formato de la carta tradicional (un mundo que hoy día apenas conocen ya que lo habitual es acudir al correo electrónico) como del coleccionismo filatélico.

Todo esto tiene un coste cero para el centro educativo ya que la actividad se financia a cargo de los presupuestos de FESOFI (la Federación de Sociedades Filatélicas) con el apoyo de Correos, por lo que es una ocasión extraordinaria de tener una actividad adicional sin coste.

Las actividades se programarán para el próximo mes de Octubre, en que tiene lugar la EXFILNA en Lugo.

Visita a la Exfilna:

Además de estas actividades, tanto los centros seleccionados como los demás pueden concertar con la organización visitas guiadas a las tres sedes de la EXFILNA, que tendrá lugar entre los días 21 y 24 de octubre.


viernes, 10 de septiembre de 2021

¡Voten por el Julio César de Diego As!

Diego As y su gran obra al fondo. Un fantástico mural que llama la atención a todos.
Foto: La Voz de Galicia

Les voy a ser sincero: el mural de la Ronda de la Muralla con la imagen de Julio César me parece un disparate. No hablo de la técnica, que es perfecta, ni de la majestuosidad del resultado, que es indiscutible. Tampoco de la pericia del artista ni de su logro e incluso ni siquiera del impacto que puede tener ante lucenses y visitantes, que es incuestionable. Me refiero única y exclusivamente al tema elegido por la administración a la hora de realizar el encargo.

Julio César tiene la misma relación con la ciudad de Lugo que un rinoceronte. Ambos pasaron por aquí (probablemente, tampoco estamos seguros), pero ambos vivieron y murieron antes de la fundación de la ciudad. Tendría el mismo sentido una estatua dedicada al paquidermo que el mural en homenaje al primero de los doce césares de Roma. El motivo de elegir a Julio César es, por lo visto, que Augusto (el emperador que sí tuvo relación con Lugo ya que nada menos que ordenó su fundación) era feo y no quedaba bien en la “foto”. Haber puesto al bueno de Alfonso Orol, nuestro César Augusto del Arde Lucus y arreglado. Pero no, han optado por un criterio tan historicista y sesudo como haber puesto los nombres en un tablón y haber tirado un dardo. Lo que han hecho ha estado incluso menos pensado diría yo.

Tenían otras opciones, como Paulo Fabio Maximo, que durante estos años ha encarnado nuestro querido amigo Manuel Buján, y que era una solución más que razonable. Habrían ayudado a difundir la historia local, aunque no tengo ni idea de lo guapo que era el mozo y claro, se ve que es lo que más les preocupaba.

A pesar de todo lo dicho, el mural es impresionante, llamativo y acertado. Tengo mis dudas de si cumple el PEPRI, pero como han puesto colores discretos es probable que haya “colado”, y seguro que nadie ha denunciado así que nos quedaremos con la duda. Ya saben que es un documento que sólo se utiliza para atizar con él a los particulares así que no hay mayor trascendencia en eso.

El autor del mural, Diego As, ha demostrado sobradamente su pericia y creo que a estas alturas no necesita ni más reconocimientos ni más premios… aunque nunca vienen mal. Ahora tenemos la oportunidad de echar una mano a que elijan su obra como la mejor de este mes en la plataforma “Street Art Cities”.

Es una obra magnífica y creo que es oportuno ayudar a que esto se conozca. Por Lugo, por la belleza y el reclamo del mural y por muchas más cosas, les animo a votar. Es muy sencillo sólo han de cubrir unos mínimos datos y seleccionar el mural de Diego para su elección. ¡A ver si entre todos lo conseguimos!


jueves, 9 de septiembre de 2021

Las falsas denuncias existen, la presunción de inocencia... no tanto

“Es un ataque homófobo de libro”, “el muchacho está aterrorizado, con unas crisis de ansiedad brutales”, “la víctima estaba en shock”, “los investigadores le dan total veracidad a su relato de la agresión”… Todas estas frases se referían al supuesto ataque a un chico en el barrio de Malasaña de Madrid, agresión que no tuvo lugar y que simplemente fue un encuentro enmarcado en una relación sadomasoquista que quiso ocultar a su pareja.

Más allá de la condena a la imbecilidad de este chaval, hay tres importantes lecciones que debemos aprender de este suceso y que son difíciles de rebatir pero que estoy seguro de que no calarán en esta sociedad de la apariencia en que vivimos:

  1. Una acusación no es una prueba ni una realidad, a pesar de que cuanto más repugnantes es el delito más tendemos a creérnoslo y a buscar un culpable.

  2. El circo mediático del que todos somos cómplices se monta sin ningún tipo de prueba ni investigación. La mera palabra de una presunta víctima es suficiente para movilizar a la prensa, ministros, e incluso al Presidente del Gobierno, que han hecho un ridículo espantoso con el mantra del “por si acaso”.

  3. La presunción de inocencia implica poner en duda el testimonio de las víctimas sin que eso suponga un menoscabo a su dignidad ni a su sufrimiento. Es terrible, por supuesto, pero la alternativa es peor. En un Estado de Derecho mientras no haya condena una persona es inocente, y una acusación no es más que eso, no un hecho.

  4. Una falsa denuncia no puede ocultar la realidad de otros delitos lamentablemente reales. Esto no puede servir a nadie de excusa para inventarse estadísticas de falsas acusaciones.

Es muy duro asumir que una persona pueda mentir sobre algo así, pero ya ven que sucede. Por eso siempre me ha parecido un disparate condenar a una persona por la palabra de otra sin más prueba adicional, y eso pasa. Si el testimonio se considera “creíble”, como el de este muchacho de Madrid, es base suficiente para un proceso e incluso una condena. Y así pasa lo que pasa.

Las falsas denuncias como ésta suponen un porcentaje ínfimo según nos cuentan, pero eso se lo explican al condenado que no ha roto un plato y que se ve metido entre rejas porque alguien ha decidido hundirle la vida. Basar este tema en una cuestión de estadísticas (enchironamos a pocos inocentes) es una barbaridad que nuestros legisladores han avalado contra toda lógica, siguiendo la estela de los informativos sensacionalistas y las palabras grandilocuentes de los discursos populistas.

Yo lo viví, quizá por eso estoy tan concienciado. En mi caso no llegó a ser una denuncia formal, una chica fue a ver a mis padres y me acusó de una agresión que no pude cometer entre otras cosas porque ni siquiera estaba donde ella decía (y afortunadamente lo pude demostrar). Un día les contaré la historia (creo que nunca la he relatado en este blog) que se debió a una simple confusión de identidades: le dijeron que su agresor era yo, pero no tenía nada que ver, y cuando me vio ya dijo que no, que no era yo… pero, ¿y si por vergüenza o por no reconocer su error se hubiera mantenido en sus trece? ¿Y si yo no hubiera podido demostrar que era físicamente imposible que estuviera donde ella decía? ¿Y si este tema hubiera salido en todos los medios de comunicación sin posibilidad de corrección? Siempre ponen en portada la acusación y en página 28 la exoneración. Probablemente mi vida habría sido muy diferente.

Las denuncias sin pruebas, no son más que eso: acusaciones, nada más. No actúen como si fueran hechos porque hay gente muy mala, tanto los que sí cometen esos delitos como los que acusan falsamente a otros de cometerlos.


miércoles, 8 de septiembre de 2021

El enemigo de mi enemigo es mi amigo

La improbable reunión de la Federación de Vecinos con Ciudadanos. Foto: La Voz de Galicia

A la vista de la foto en que se sientan juntos los dirigentes de la Federación de Vecinos y los concejales de Ciudadanos, parece que se aplica en Lugo el popular proverbio árabe que reza que “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”. Por obra y gracia de la, por ahora poco exitosa, gestión de los autobuses urbanos que está haciendo Rubén Arroxo hemos asistido a una imagen que en otras condiciones podría venir aparejada de siete trompetas y cuatro jinetes negros.

Hasta hace no demasiado tiempo la Federación y el partido naranja eran enemigos encarnizados. Las amenazas de los primeros a los partidos que no aprobasen el presupuesto municipal en 2017 supusieron un punto de inflexión en la ya tirante relación entre ambos colectivos, pero parece que no hay nada que una más que un enemigo común.

Es particularmente llamativo que el tema sea únicamente el del autobús urbano, dejando de lado el resto de gravísimos problemas de la ciudad como el de la limpieza (cada vez más infame) o el de los líos de tráfico y aparcamiento que está generando el polémico carril bici. Probablemente tenga algo que ver con que quienes ostentan la titularidad de esos temas son del mismo color que los que firman los talones que mantienen el chiringuito vecinal. Por parte de Ciudadanos se entiende menos.

Precisamente es el partido político el que, creo yo, ha cometido un error. La reunión parece posicionarlos en un bando de la polémica – la política es percepción -, y probablemente sea el equivocado. No porque estén más lejos ideológicamente de unos que de otros, sino porque parecen apoyar el inasumible principio de que los concejales, que ostentan la representación de los lucenses, han de plegarse a la voluntad de quienes dicen representar a los lucenses sin más prueba que unas hinchadas cifras de asociados.

Artículo publicado en La Voz de Galicia del 08 de Septiembre de 2021

martes, 7 de septiembre de 2021

Arde Lugo

Imagen del incendio en Ribas de Sil - Foto: El País

Ante un suceso de la magnitud del incendio que está destrozando la zona de Quiroga y Ribas de Sil todo lo demás palidece. Ayer, durante toda la tarde, la sensación de inquietud nos afectó incluso a los vecinos de la ciudad de Lugo, que vimos cómo el cielo se oscurecía y olía a quemado, a pesar de los bastantes kilómetros que nos separan de la zona del fuego.

Una hoguera es algo maravilloso. Nos da calor, cocina nuestros alimentos e incluso tiene un algo hipnótico que resulta tan relajante como el romper de las olas. Pero cuando el fuego se descontrola ser conscientes de su poder de destrucción nos altera incluso a distancia. Tanto a humanos como a animales, que están inquietos al detectar que algo no va bien.

Enterarnos de que el incendio fue intencionado no hace más que confirmar que la humanidad, así en general, es dañina. Ya me dirán qué futuro nos espera si un desgraciado que sueña con una cerilla y un bidón de gasolina puede echar al traste los esfuerzos de repoblación y de conservación que una sociedad civilizada intenta mantener. No sé en qué piensa esa gente porque, según nos cuentan los expertos, pirómanos, lo que se dice pirómanos, es decir enfermos mentales que provocan incendios por el mero disfrute de ellos, hay muy pocos.

¿Qué mueve entonces a los demás? ¿Qué intereses económicos hay detrás de los incendios? Se han hecho cambios legales para intentar minimizar esos efectos pero no parece que estén siendo muy productivos porque el desastre sigue y sigue.

Es probable que sólo la tecnología nos ayude a detectar con rapidez los incendios y así poder intervenir en ellos. Drones, sensores, satélites… serán herramientas cada vez más importantes en la lucha contra el fuego, pero nada puede detener la inconsciencia de unos cuantos que tienen una capacidad destructiva inconcebible.

Se invierte mucho más en los sistemas de extinción de incendios que en los de prevención y quizá sea normal porque es mucho más costoso apagar un fuego que detectarlo, pero tal vez haya que hacer un esfuerzo más grande en lo segundo.

En todo caso, mi absoluto respeto y cariño a los equipos de extinción y a todas las personas que ven impotentes cómo sus bosques y su entorno se convierte en cenizas y humo.