viernes, 18 de junio de 2021

¿Es ''ilegal'' el Arde Lucus de este año?

Estatua temporal en Ramón Ferreiro para el Arde Lucus. Foto: La Voz de Galicia

Comenzó ayer el Arde Lucus y empezó pasado por agua. La hostelería y las asociaciones participantes (sobre todo las compañeras que han montado campamentos con una intención expositiva) miramos con preocupación hacia el cielo por si se abren de nuevo los grifos y cae otra tromba como la de ayer. Si al menos lloviera de noche para desanimar los botellones y diera tregua de día para pasear por la calle… pero va a ser difícil seleccionar los horarios.

La situación es la que es. Los contagios suben en Lugo antes del Arde Lucus y si no somos mínimamente responsables la fiesta no va a ayudar a rebajarlos, más bien al revés. Todos estamos deseando salir de esto y dar por finalizada la crisis sanitaria, pero la realidad es tozuda y hace un año estábamos en una situación similar que después se torció y nos trajo nuevas olas, así que cuidado.

La diferencia, obviamente, es que hace un año no había vacunas y ahora sí. Pero si bien la medicina nos tiene que ayudar a ser optimistas y encarar el futuro con cierta tranquilidad no podemos obviar que la amenaza sigue estando presente y que hay todavía mucha gente sin vacunar que está en peligro. Incluso los que aún no hemos podido completar la pauta completa de vacunación no podemos respirar con total tranquilidad.

Probablemente después del verano las cosas sean diferentes porque ya estará casi toda la población cubierta y habrá pasado el periodo necesario para la inmunización, pero ese día aún no ha llegado, así que nos tocan tres directrices: prudencia, prudencia y prudencia.

Un apunte final. Me ha llegado un correo en que me indican que el Arde Lucus de este año incumple las restricciones de la Xunta. He comprobado la información que me han dado y parece que es cierta.

La orden de 28 de mayo de 2021 (pueden verla aquí: DOG BIS del día 28/05/2021) por la que se establecen medidas de prevención específicas como consecuencia de la evolución de la situación epidemiológica derivada de la COVID-19 en la Comunidad Autónoma de Galicia, dice en su artículo 4.6 lo siguiente: “Se mantiene, en todo el territorio de la Comunidad Autónoma de Galicia, el cierre de las actividades de fiestas, verbenas y otros eventos populares”. No parece dejar mucho margen a la interpretación.

Esto me hace pensar en qué pasaría si alguien pone una denuncia o si demuestra haberse contagiado durante una fiesta que está prohibida. Ya no entremos a la costumbre municipal de agarrarse a las normas anticovid cuando les interesa (el ejemplo de su arbitrariedad con las mesas de la Plaza de Abastos es lo bastante demostrativo como para tener que poner alguno más) y mirar para otro lado cuando tienen gana de jarana.

Las normas se supone que se deben cumplir, y más siendo una administración. Mi informante me asegura que envió un correo electrónico a Sanidade de la Xunta preguntando por esto y que no le han respondido. Perro no come perro.

Sólo esperemos que todo salga bien, que las cosas no se desmadren y que dentro de quince días los números no sólo no suban sino que bajen como pasaba hasta hace un poquito.

Muchos ánimos a todos, disfruten con “sentidiño” y sean prudentes.


jueves, 17 de junio de 2021

Una aplicación que informa de las líneas de bus (es gratis y funciona muy bien)

Como ejemplo pueden ver el recorrido que hice el viernes pasado y del que les hablé. En la aplicación dan todas las alternativas con sus tiempos. Es magnífica
 

Desde hace dos semanas los lucenses nos estamos volviendo locos para adaptarnos a las nuevas líneas de autobús, y no es para menos porque la información dista bastante de ser clara. Los mapas son demasiado “simbólicos” y nadie tiene muy claro todavía qué líneas puede coger y dónde para ir a qué sitios. El Ayuntamiento presentó a bombo y platillo las nuevas rutas, pero se les olvidó una de las cosas más importantes: sin una información real y concreta no es posible hacer un buen uso del sistema.

El GPS de los autobuses, que se nos vendió como la panacea cuando todavía está en pruebas, no funciona correctamente así que es más fiable la tabla de horarios de toda la vida que el móvil para saber a qué hora pasa exactamente el bus.

Pero los males de la ineficacia pública los solventa, una vez más, una empresa privada. La israelí moovit se dedica a ayudar a los usuarios a encontrar la mejor ruta para llegar de un punto a otro, ha integrado ya las nuevas líneas de bus de Lugo con lo que diciendo el punto de origen y el de destino nos indica la parada más cercana y las diferentes combinaciones de autobuses tenemos, así como si hay que hacer transbordo o no y la duración total del viaje con cada una de las opciones. Por supuesto también tiene aplicación para el móvil, que es incluso más sencilla de usar que la web porque usa nuestra posición y sólo nos pregunta a dónde queremos ir.

Pruébenla, es más que recomendable. Y es gratuita.


Artículo publicado en La Voz De Galicia El 17 de Junio de 2021

miércoles, 16 de junio de 2021

Yo quiero un alcalde que tenga el valor del de León

José Antonio Diez - Alcalde de León Foto: Diario de León


En el mundo en que vivimos es cada vez más difícil diferenciar entre las notas de prensa de determinadas administraciones y las de los partidos políticos. El ataque furibundo a las entidades dirigidas por siglas rivales contrasta por la disculpa sin disimulo alguno de las que encabezan compañeros de agrupación. El nivel de mezquindad es diferente de un ayuntamiento a otro y nos encontramos con algunos que no pierden ocasión de disfrazar su basura política de actividad institucional, pero también con honrosas excepciones, personas que entienden cuál es su verdadera función.

Entre estos últimos está el Alcalde de León, el socialista José Antonio Diez. En un acto que tuvo lugar a finales de la semana pasada tuvo la “osadía” de recordarle al ministro Ábalos, en un acto público, los reiterados incumplimientos de la administración central con su municipio. Se le notaba muy nervioso (bueno, no lo había escuchado jamás a lo mejor habla así, pero lo dudo) y no sólo fue una frase con una indirecta, que es lo más que te esperas entre correligionarios, sino que fue un duro discurso en que desgranó los problemas a los que no se había puesto solución. No sé qué tal gestionará este señor pero viendo esto dan ganas de censarse en León para votarle.

Tanto fue así que un asesor de Ábalos, un tal Koldo García que por lo visto es un señor muy importante, se encaró con él y le amenazó con una frase lapidaria: “me quedan tres años para joderte”. El alcalde sentenció con otra que debería escribirse con letras de oro en la fachada del consistorio: “y a mí dos como alcalde para denunciar los incumplimientos con León”.

Eso es un Alcalde con todas las letras. Una persona que entiende que lo han elegido sus ciudadanos, no su partido político, y que pone por encima los colores de su municipio por encima de los de su agrupación.

No creo que haga falta añadir más. Esto se comenta solo.

martes, 15 de junio de 2021

Ir y volver en bus de la Ronda al HULA 50 minutos (más las esperas)

El GPS parece que no va muy bien... 

El viernes pasado me vacuné, y para ir al HULA me decidí por el autobús urbano para probar los nuevos sistemas que se supone que son un gran avance en la información al usuario.

Lo primero que hice fue ir a la parada más cercana a mi trabajo para ver el código QR que hay allí. Eso es una muy buena cosa: escaneas con el móvil la nubecita de puntos y te remite a una página en que puedes ver los autobuses que van a pasar por allí. Esto tiene una enorme ventaja: puedes estar haciendo otra cosa (por ejemplo, en mi caso, estaba en el trabajo) hasta que ves que se acerca el autobús que quieres coger. Un gran avance.

El problema es que no funciona bien. Como está “en pruebas” imagino que están puliendo defectos pero la verdad es que por el momento es más fiable el “ojímetro” que el sistema tecnológico implantado. A las 13:30 horas la web me decía que faltaba un minuto para que pasara por la parada el autobús L1.2 que es el que pasa por la Ronda de la Muralla camino al HULA. A las 13.33 me decía que faltaban 0 minutos. A las 13.34 desapareció de la pantalla (aunque no había pasado)… Llegó a las 13.38 porque sale de Sindicatos a las 13.37 tal y como recoge el horario en papel fijado en la parada. Puntualidad británica eso sí.

Mientras siga "en pruebas" el tema del GPS mejor fíense del papel que parece que va mejor.

Siete minutos de retraso sobre lo que decía la web no es que sea para tanto… pero pone en duda la fiabilidad del sistema. Si se supone que el cacharro ese te dice exactamente lo que va a tardar el autobús y no te puedes fiar de él, mal vamos.

La segunda parte de la aventura fue llegar al HULA. Les adelanto el final: 27 minutos de trayecto. Casi media hora para llegar al hospital, visitando previamente la avenida de la Coruña en todo su esplendor, el Ceao, bajando a las Termas, vuelta al Ceao, subiendo al polígono de las Gándaras, pasando por la ronda Norte y por fin llegando al HULA un poco mareado porque por momentos el autobús iba bastante lanzadito (superando los 65 km/h en determinados momentos).

Tras vacunarme en tiempo récord (la organización en el hospital es magnífica y la política se resume en el “chegar e encher”) y esperar los quince minutos de rigor volví a la parada a coger el bus de vuelta. A las 14:47 cogí el bus de vuelta y me bajé en la Ronda de la Muralla a las 15:10… 23 minutos para volver haciendo de nuevo una visita turística al Ceao, el centro comercial y bajando la avenida de la Coruña.

Como todo en esta vida las cosas se pueden ver según lo que uno piense. Tardar 50 minutos (más las esperas, claro, que a las 14:20 estaba listo para volver pero eso es inevitable) en subir y bajar al HULA puede parecer una cosa buena porque te evita mover el coche, o un disparate porque tardas lo mismo que en ir a La Coruña. Tampoco es que sea muy fácil reducir esos tiempos, porque hay que usar un criterio de eficacia.

Verán, si pones un bus al HULA tiene lógica que recorra la avenida de la Coruña entera, ya que se entiende que da servicio a más usuarios. También parece de sentido común que ese bus pase por el Ceao porque es un rodeo pequeño (al menos sobre el papel) y ya de estar ahí pasar por las Gándaras es poco más tiempo. Además, habría que oírnos si un bus pasara por al lado del polígono sin parar para recoger a los usuarios, diríamos que es ilógico no aprovechar el viaje.

Pero todo esto no tiene en cuenta un hecho fundamental: la línea de bus más usada es la del HULA. Es tan importante que por sí misma justificó el incremento de viajeros en Lugo desde que se trasladaron allí los servicios médicos. Teniendo eso en cuenta, ¿no creen que sería lógico poner alguna línea directa de bus al hospital más importante de la provincia? ¿No les parece que sería razonable que un autobús conecte la Ronda de la Muralla (o incluso más atrás, quizás empezando en a Plaza del Rey) con el HULA a través de avenida de la Coruña y, una vez en el alto de Garabolos, se metiera por la Ronda Norte para llegar en 10 o 15 minutos escasos al hospital? Sí, soy consciente de que es un ahorro de 12 minutos como mucho, pero es que es casi la mitad del tiempo…

Todos queremos que el bus nos recoja delante de la puerta de casa y nos lleve al destino que necesitamos en el menor tiempo posible y eso es una fantasía. El bus, por definición, no puede hacer recorridos a la carta. Pero si queremos que sea una herramienta útil parece de sentido común que los destinos más frecuentes tengan conexiones preferentes, y el HULA, sin duda alguna, es el principal de todos ellos.

No utilizo el bus a diario ni mucho menos, ni dependo de él para ir a trabajar. Quienes deben valorar los cambios en la red de transporte de Lugo son sus usuarios habituales y por lo que nos cuentan la cosa no es para tirar bombas.

Personalmente tengo la gran suerte de poder ir caminando a casi todas partes y el coche no lo muevo del garaje prácticamente nunca. Pero si tengo que volver al hospital lo usaré mal que me pese. En el bus, desde luego, no vuelvo al HULA.

lunes, 14 de junio de 2021

Disfruten del Arde Lucus, pero con ''sentidiño''

Presentación del Arde Lucus 2021. Foto: La Voz de Galicia

Cuando los hosteleros del casco histórico idearon el Arde Lucus no se esperaban que se convirtiera en la fiesta de referencia que es hoy día, pero menos aún se imaginaban que se vería enfrentado a una dura prueba en forma de pandemia.

Las cosas han mejorado tanto que el Ayuntamiento ha decidido tirar adelante con una versión más presencial que la del año pasado, algo que viene avalado por los números de la epidemia pero que también preocupa a algunos por si nos estamos acelerando demasiado.

Es una decisión muy complicada. Por una parte está el deseo de todos de volver a la normalidad cuanto antes, lo que las vacunas están posibilitando a pasos agigantados, pero por otra aún falta mucha gente por vacunar y por completar su pauta de inmunización, así que las cosas no son ni blancas ni negras.

En el año 2020 se hizo una cosa extraña con acciones más presenciales de las que la prudencia aconsejaba, y aunque no hubo una consecuencia inmediata claramente perceptible sí vimos que meses más tarde hubo nuevas olas de contagios, por lo que podemos concluir que aquí se hicieron bien las cosas y, además, tuvimos suerte. Lo primero es digno de aplauso, lo segundo genera preocupación porque según la hubo… pudo no haberla.

Soy plenamente consciente de que compañeros de otras asociaciones no vieron con buenos ojos mi opinión de la pasada edición de que era imprudente organizar actos en la calle. Comprendo que la afición y las ganas son muy poderosas, pero qué quieren que les diga, quienes hemos visto rozarnos el bicho (aunque afortunadamente, en mi entorno concreto, sin graves consecuencias para las personas que tengo cerca) hemos optado por la precaución. También he de decir que en 2020 el comportamiento de las asociaciones que se animaron a hacer algo y del público fue ejemplar.

En aquel año 12 de las 19 asociaciones del Arde Lucus optaron por no hacer nada. Este año creo que todas participan aunque algunas, como el Senado al que pertenezco, hemos decidido no montar campamento y hacer únicamente una serie de actuaciones en la calle, y siempre que sea en recintos con aforos controlados y que nos permiten garantizar la seguridad de los asistentes y los participantes. No estoy insinuando que el resto no la garanticen, sólo digo que cada uno hace las cosas como entiende que es mejor hacerlas.

El Senado hará dos actuaciones en que participarán solamente cuatro miembros, y serán en el callejón del hospital (el que está tras el convento de Santo Domingo) en sendos pases que tendrán lugar el sábado a las 11:00 y a las 11:45. Y ya. Ni participaremos en desfiles, ni montaremos el campamento, ni haremos el ya tradicional karaoke senatorial. Por no salir ni saldremos de cañas.

En cuanto a los demás… cada uno hace lo que considera conveniente y hay que respetar las decisiones de todos. Por supuesto están tomando todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad del público así que no voy a ser tan tajante como en la edición anterior y no les voy a animar a no venir al Arde Lucus… pero sí les voy a recordar que esto aún no ha terminado.

El virus sigue ahí. La vacuna está mermando sus contagios pero sigue habiéndolos. Muchos menos que antes afortunadamente ya que ahora hablamos de decenas diarias en lugar de centenares (o miles) pero está en nuestra mano que eso siga siendo así y que no volvamos a las andadas.

Si quieren venir al Arde Lucus háganlo sin miedo pero con prudencia. Mantengan las distancias, usen las mascarillas, sean responsables. Todos sabemos perfectamente lo que tenemos que hacer y si bien en este año y medio todos hemos hecho cosas mal estamos en un momento en que no nos podemos confiar ciegamente.

Ya tenemos el objetivo al alcance de la mano. No lo echemos a perder ahora.


viernes, 11 de junio de 2021

¿La Protectora en un viejo matadero?

Algunos de los perros de la Protectora de hace unos años. Foto: El Progreso

Sólo he podido ir dos veces a las instalaciones de la Protectora. Bueno, poder podía haber ido más, pero no he sido capaz, que no es exactamente lo mismo. Fue una experiencia traumática vivir la situación en que malviven los pobres animales y no he tenido el estómago de volver. Lo que es obvio es que así no pueden seguir por más tiempo lo que nuestros administradores reconocen cada vez que sale el tema aunque se les olvide durante el resto del tiempo. Y así seguimos.

Se propuso hace ya más de un año que se trasladasen al antiguo matadero. Ya había escrito sobre esto pero veo que la cosa no cambia y la verdad es que no lo veo nada claro, no estoy muy convencido de que esa opción sea la más razonable. La parcela en que actualmente está ubicada la Protectora de Animales de Lugo mide, según el catastro, 41.780 metros cuadrados, dedicados supuestamente a robledal en su inmensa mayoría y con 136 metros cuadrados de edificaciones según, insisto, el catastro. La finca del antiguo matadero es de 13.705 metros con 1.131 de edificaciones. Es un tercio del tamaño de espacio aunque con edificaciones ocho veces más grande. ¿Eso es lo que hace falta?...

La gran pregunta que hay que hacerse es si el matadero es el lugar más adecuado para instalar la Protectora. ¿Cumple con los requisitos de estar en una zona lo bastante amplia como para poder sacar a pasear a los perros? ¿Tiene un entorno idóneo para este tipo de instalación? Está junto a la EDAR y cerca del Paseo del Miño… Conociendo el percal, sé que les tentará "la foto" de un lugar en que se despiezaban animales y su "renacimiento" como un sitio donde se salvan, pero el criterio no debería ser un guiño histórico o una tontería de ese tipo, sino solventar un problema.

Evidentemente la Protectora se tiene que agarrar a lo que le ofrezcan porque sus recursos son los que son, pero no podemos olvidar nunca que esta entidad se dedica a tapar una de las muchas vergüenzas que como especie protagonizamos: la consideración de otros seres vivos como mero “divertimento” de usar y tirar, y el sitio donde acaban esos regalitos de navidad vivos que a los pocos meses ya no se quieren porque tienen la boba costumbre de comer a diario y hacer pises y cacas de vez en cuando.

Llevamos muchos años hablando del traslado de la Protectora. El hecho de que en la parcela donde están sean ilegales la mayor parte de las construcciones realizadas (y todas las proyectadas como mejoras) hace que durante una década los responsables municipales paseen por allí de vez en cuando con grandes promesas y “obras inminentes” que nunca llegan. No entiendo cómo tienen la falta de vergüenza de seguir yendo a hacerse la foto, aunque sí comprendo que la Protectora guarde silencio porque es difícil hablar contra los que pagan los cheques y claro, no se pueden decir ciertas cosas en voz muy alta no sea que le metan tijera a la subvención. La esclavitud moderna.

En realidad sólo hay una posibilidad para la Protectora: el traslado, pero durante todo este tiempo en vez de dedicarse a buscar, acondicionar y preparar unas instalaciones en condiciones parece que han estado buscando con desgana una solución hasta que se les ocurrió cómo sacarse de encima un inmueble con el que no tienen ni la menor idea de qué hacer. Tampoco se les ve con muchas ganas, la verdad, que en el tiempo que llevan hablando del tema sí han podido perpetrar otras iniciativas como su Lego gigante de madera o la pasarela más absurda del mundo.

No soy quién para determinar la ubicación deseable, entre otras cosas porque no sé todas las necesidades que tienen, aunque la lógica indica que hace falta espacio abierto para pasear a los perros, posibilidad tanto física como urbanística de construir habitáculos grandes para que los animales puedan estar en condiciones dignas (dentro de lo que cabe, ya me entienden) y para tener la intendencia de la propia Protectora (oficinas, garajes, almacenes…). Yo buscaría una antigua granja (o construiría un edificio de ese tipo) porque parece que es más adecuado ese tipo de disposición, pero ya les digo, lo suyo es consultar con los que saben de eso: los de la Protectora.

Espero que la administración se centre más en las necesidades del destinatario que del donante porque a fin de cuentas están cubriendo un servicio público.

jueves, 10 de junio de 2021

A los socios del Fluvial les toca enmendar una injusticia

El aparcamiento hecho de forma irregular en el antes y el después.
Fotos: La Voz de Galicia

Las últimas noticias sobre el asunto de la obra ilegal del Club Fluvial en el aparcamiento deberían provocar una reacción en los socios de esa entidad, convertida en una férrea dictadura disfrazada de democracia. No se sostienen muchas de las cosas que dice la actual directiva, que se parapeta en una delirante “persecución” por parte de la administración pública, cuando todos los problemas vienen de que han hecho lo que les ha dado la gana sin molestarse en cumplir las normas. Por no respetar, no se han dignado ni a respetar los plazos de presentación de la documentación, lo que ha hecho que caduquen expedientes y concesiones por pasar olímpicamente de todo y creerse que no va a pasar nada “por ser vos quien sois”. Tal vez esa sea la “persecución”, el no “arreglar” los expedientes como tradicionalmente estaban acostumbrados quienes se creen muy importantes.

Tiene su guasa leer que el Presidente del Fluvial, el señor Valledor, tiene el cuajo de declarar que si hay una multa la pagará el seguro, que para eso está. Supongo que ignora que los seguros no cubren las ilegalidades. Tienen una especial querencia por su dinero y no me pregunten el motivo, pero insisten en no regalárselo a la gente que hace lo que le sale de las narices violando toda cuanta norma hay para cumplir sus caprichitos.

Pero más allá del lío, o mejor dicho los líos en plural, en que la directiva ha metido a la Sociedad y de los que ahora sólo vemos la punta del iceberg, si algo debería obligar a reaccionar a los miembros del Fluvial es la vergonzosa expulsión de varios de sus socios por atreverse a decir lo que estaba pasando. Eso sí fue una persecución real, sin comillas, que culminó en un expediente por el que se mandó a la calle a varios miembros por enfrentarse a una directiva autoritaria y dictatorial que, además, miente descarada y evidentemente.

En el caso de las arbitrarias y ahora demostradamente falsas acusaciones que se utilizaron para expulsar a compañeros del Fluvial, el resto de los socios tienen el deber de hablar, de enfrentarse a la realidad, de corregir una injusticia que les atañe. De lo contrario serán como los alemanes que callaban mientras veían cómo marcaban con estrellas amarillas a sus vecinos y después los secuestraban para nunca más regresar. El silencio los hace cómplices y sin siquiera la hasta cierto punto razonable excusa de temer por su propia vida: aquí no hay más riesgo que el de enfrentarse a quienes se piensan que dirigir una entidad los convierte en propietarios de la cosa común y no en meros depositarios de una responsabilidad.

El Fluvial no es de su directiva, es de todos los socios, y los líos en que metan al Club afectará a todos y cada uno de sus miembros. También las infamias como la que se cometió con algunos de ellos por el “delito” de señalar que el emperador está desnudo.

Señores socios del Fluvial, les toca: Es la hora de enmendar una injusticia. No hay excusa para hacer lo que saben que es lo correcto.